Airbus A380

a380c.jpg

Quizás por formación, por pasión, o no se bien porqué, lo que me gusta es hacer cosas/objetos que pueda “tocar” en sentido amplio (estimular alguno de los cinco sentidos) y no solamente estimular la mente. Esto en lo profesional me ha conducido al mundo del “hardware” y en lo personal a un permanente debate interno sobre la prevalencia del mundo de las ideas (en sentido Platónico) sobre el de las cosas (en sentido industrial). La síntesis a la que llego se expresa bien en forma de analogía con una pregunta ¿qué radio sujeta la rueda, el de arriba o el de abajo?

Hace un par de días, por fin, aterrizó en Sidney, el mayor avión de pasajeros de la historia. Y digo por fin, porque se le “reprochan” dos años de retraso en la fabricación, al menos eso dice el comentarista del vídeo que gracias a eConectados puedo referir (yo todavía no he aprendido a incrustar vídeos en el blog – en casa de herrero cuchillo de palo), a parte del descrédito que en su día supuso para la industria aeronáutica europea, del desplome bursátil de Airbus y del “affaire” diplomático entre la bicéfala presidencia franco-alemana. Aún así, creo que ha merecido la pena.

Con el aterrizaje del aparato, que no despegue (las cosas son como terminan no como comienzan), despierto algunos recuerdos y sensaciones; en Europa no todo está perdido, triunfo de la ingeniería, tangibilización de las ideas, los asuntos relacionados con la fabricación no son triviales, el mundo pivota en el pacífico …

4 Responses to “Airbus A380”


  1. 1 corsaria 28 octubre, 2007 a las 10:25 am

    Imagínate cuantos conocimientos abstractos han sido necesarios para que aterrice ese avión.😉

  2. 2 LuisJou 28 octubre, 2007 a las 10:44 am

    Me parecen interesantes tus reflexiones acerca del triunfo de la ingeniería en Europa, y del auge del Pacífico, esa zona medio olvidada en las antípodas, en todos los sentidos (comercial, humano, etc).

    Por otra parte, el hecho de que el A380 esté despegando ó aterrizando creo que es una cuestión importante. Es cierto que el “proyecto” está aterrizando, ha llegado a su fin con la puesta en el mercado del aparato; pero su desarrollo sólo era una pequeña (aunque imprescindible) parte de su vida. El despegue comercial acaba de llegar, ahora es cuando tiene que ganarse la confianza de las compañías y de los pasajeros. A las primeras se les convence con números. A los segundos con algo más, tienen que sentirse especiales al volar con él, no basta con que les lleve de un lugar a otro de forma más o menos cómoda. Debe ocurrir que el decir “yo viajé en un A380” sea cuestión de orgullo y no indiferencia.

    Algo así sucedió con el Concorde, lástima que las cuentas no cuadrasen y los números le hicieran aterrizar para siempre. Aún así, tiene un monumento en Heatrow en el que le recuerdan con la palabra… mejor dicho la idea de “Timeless” (eterno).

    PS: para incrustar el video, con WordPress en modo editor con etiquetas, simplemente copio y pego el código que viene en la web de Youtube.

  3. 3 Leo Borj 28 octubre, 2007 a las 11:10 am

    Efectivamente, de ahí la frase “tangibilización de las ideas”.
    Quizás el post está sesgado en este caso hacia lo físico, hoy iba de un aterrizaje, pero la entrada se merece una aclaración al respecto. Gracias Corsaria por el inciso.

    Cuando la conversación se desarrolla entre “empiristas radicales”, por aquello del espíritu de contradicción suelo abanderar la defensa del elemento conceptual frente al experimental. En el caso de los aviones, el que nos ocupa, es un hecho constatable que durante siglos las más brillantes celebridades – y las más locas también – intentaron volar sin éxito en el empeño. No fue hasta que las matemáticas adquirieron el grado de desarrollo suficiente que permitía construir modelos matemáticos del comportamiento aerodinámico de los objetos, que los hermanos Wright, fundamentados en estudios de aerodinámica (hecho poco difundido), dieron con la clave del vuelo, la sustentación, no el “batir alas”. Fue una construcción mental lo que condujo al éxito en el empeño, sin ella, podríamos haber estado otros tantos siglos montando artefactos en un proceso interminable e infructuoso de “trial and error”. Y no digamos nada del mundo de la radio, que su espectacular desarrollo se produce de la mano de sin duda la gran construcción matemática del pasado siglo, las ecuaciones de Maxwell. Ecuaciones curiosamente de extrema semejanza estética – y no solo estética – con las de la dinámica de fluidos. Y en el terreno estético, en línea creo yo con las entradas de tu blog, Corsaria, resulta que al resolver las citadas ecuaciones se presentan soluciones múltiples y curiosamente las opciones estéticamente más “atractivas” suelen ser las “acertadas” y viceversa, los perfiles, las geometrías de menor resistencia aerodinámica suelen ser las más bellas.

  4. 4 Leo Borj 28 octubre, 2007 a las 11:23 am

    LuisJou, gracias también por enriquecer el post. Me parece genial tu apreciación: “Debe ocurrir que el decir “yo viajé en un A380″ sea cuestión de orgullo y no indiferencia”, creo que está en línea con la doctrina de márqueting que defiende que en el terreno industrial a Europa no le queda otra que competir vía especialización y diferenciación.

    Del “truco” para los vídeos, qué te voy a decir, me voy a hinchar a colgar vídeos!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




Add to Technorati Favorites

Actualizaciones de Twitter

Top Blogs Spain

Fotografías en Flickr

IMG_3913

IMG_3919

IMG_3918

IMG_3917

Más fotos

A %d blogueros les gusta esto: