El poder de los sueños. Inocencia, perseverancia y tangibilidad.

Estos días de otoño, con menos tiempo de piscina y más de jugar en casa, no se bien como a mi hijo mayor, el de siete años, y a sus amigos, se les ha metido en la cabeza construir una cabaña en un árbol. Me imagino que lo habrán visto en alguna película, lo habrán oído en el colegio, se lo habrán contado unos a otros y ya sabemos como son los niños cuando se empeñan en algo.

Una de estas tardes me los encuentro en el ordenador, haciendo coworking del de verdad, cada uno colocándole una ocurrencia más al proyecto de casa, este es el resultado:

croquis2.jpg

Bueno, con el dibujo se habrán quedado contentos pienso yo, pues no, al día siguiente, con mejor tiempo, salen como locos a buscar un árbol en el que realizar sus sueños. Se pasaron toda la tarde dando vueltas con cámara en ristre haciéndole fotos a todo árbol que se les presentaba. Esta es parte de su cacería de candidatos (la composición es mía, las fotos suyas):

collagearbolescabana.jpg

Bueno, con las fotos se habrán quedado contentos pienso yo, pues no, al día siguiente, a la salida del cole, se dedican a dar la matraca por todas las casas de la urbanización pidiendo tablones, cuerdas, tornillos, y todo lo que se les ocurre puedan necesitar para construir “su fortaleza” en un árbol. Y al día siguiente, cuando regreso del trabajo me encuentro que la cosa va en serio. Ya tenemos árbol-víctima, y han conseguido liar a alguno de los mayores para que les ayude a colocar unas tablas “en alto” … la cabaña avanza!

p1010034_rc.JPG

p1010042_cr.JPG

Están ilusionadísimos, forman un grupo fantástico, han hecho una piña, a los padres nos desbordan … Los vecinos de al lado del árbol no tan contentos con los nuevos inquilinos que les han aparecido …

¿Y porqué cuento esta aventura? Porque me trae al recuerdo aquellos años en los que todo nos parecía posible, que la ilusión y la ingenuidad eran el principal motor de nuestras vidas y, con ello, conseguíamos en muchas ocasiones hacer tangible aquello que en un principio solamente era una idea o una ilusión, léase, nuestro equipo, nuestro proyecto, nuestra empresa.

9 Responses to “El poder de los sueños. Inocencia, perseverancia y tangibilidad.”


  1. 1 angel maria 13 octubre, 2007 a las 4:03 pm

    que preciosidad de post!

    por cierto, gracias por pasarte por Iniciador😉

  2. 2 raul andrés 14 octubre, 2007 a las 11:13 am

    vaya! me encanta! que sorpresa encontrarme con un post de los de verdad, humanamente tan verdadero, es auténtico Leo! me ha recordado a las peripecias que hacía yo de pequeño, incluída la de construir casetas de árboles, formar casas con cartón en una habitación.

    De pequeño me encantaba subir a los árboles a coger piñones con amigos del campamento, así me pasaba buena parte de los campamentos de verano, ahora con tu post recordé todo ello por un momento.

    Ahora hago igual y me dedico a los garages😉, gracias por tu link y por compartir esto sin miedos sin ataduras, espero que nos cuentes más, no nos puedes dejar así!

    Y please es importante que logren su objetivo, será de auténtico valor que los niños lo consigan.

    Representa todo un ejemplo de amistad, responsabilidad, proeza y gestión de dificultades.

  3. 3 Leo Borj 14 octubre, 2007 a las 3:17 pm

    Gracias Angel María, Gracias Raúl. La verdad es que me daba un poco “de corte” contar esta aventura infantil, pero por vuestras palabras veo que he hecho bién. Es lo bueno de los blog, se comparte información, intereses, ilusiones, sentimientos, datos, cifras y todo ello en “tiempo real”.

    La experiencia de la caseta ha resultado más pedagógica que lo que nos esperábamos. El jueves (el post ya estaba escrito pero no publicado) cuando salieron del colegio, como os podéis imaginar, fueron directos al árbol. Lo encontraron vacío. Les habían quitado la caseta. No lloraron, son unos valientes, pero se quedaron con una tristeza … Al final comprendieron que el jardín es de todos (y no solo del vecino que se la desmontó), que en la vida hay reveses que superar, que hay que ser consciente de los momentos en que uno es feliz y disfrutarlos. Al poco rato estaban recuperando las tablas, las cuerdas … pero esta vez su empuje no se nos escapó de las manos, nos fuimos a jugar al fútbol.

  4. 4 marcos 14 octubre, 2007 a las 10:47 pm

    Yo todavía tengo ganas de construir una de esas casetas. Me encanta la que sale en la película esa de Mel Gibson que lo congelan y juega con Frodo a volar aviones con un volante y un palo.
    Dales ánimos a los chavales.

  5. 5 David H. Guerrero 15 octubre, 2007 a las 3:24 pm

    A mi me ha jodido este post.

    Leerlo me ha despertado recuerdos de mi niñez.

    Era un completo inútil a la hora de diseñar juguetes con palos y clavos, o crear vehículos con cajas de pan y ruedas de madera. Uno de la pandilla tenía un extraordinario talento para crear los más sorprendentes artilugios de la chatarra.

    Ahora yo tengo mi titulo de ingeniero.

    Mi amigo no estudio y trabaja en una cadena de montaje.

    Gracias por este trocito de magia que nos regalas a tus lectores.

  6. 6 susteinebol 17 octubre, 2007 a las 5:41 am

    Leo: eres genial!. Da gusto leer tus posts. Eso de la cabaña me ha fascinado. cuando yo tenía 10 años (30 años ha) tenía una fabulosa cabaña colgante en un fabuloso chopo de Burgos. Este tipo de lecturas me llenan de ilusión!

  7. 7 FerN 19 octubre, 2007 a las 8:44 am

    Curioso. Mi mujer y mis hijas (7 y 4 años), también están empeñadas en construir una casa en un árbol. Me ha sorprendido (percepción selectiva) el post. Ahora mismo lo reenvío.

    Por cierto, si finalmente hay planos à la IKEA, publícalos, por favor!

  8. 8 Antonio Domingo 29 octubre, 2007 a las 1:44 am

    Interesantísimo post Leo, de veras me fascina escuchar como se persigue cualquier tipo de sueños, pero si hay niños implicados, más aun porque tienen todavía el terreno virgen y se atreven a soñar sin pensar en que haya cosas que puedan ser imposibles, solo sueñan en bruto y se empeñan en hacerlos realidad. Deberíamos aprender más de ellos.
    La pena es que lo vamos perdiendo con el tiempo en función de la dosis de “realismo ” que estamos dispuestos a aceptar.
    Felicitaciones


  1. 1 Neomedia « El Blog de Leo Borj Trackback en 20 noviembre, 2007 a las 1:58 am

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




Add to Technorati Favorites

Actualizaciones de Twitter

Top Blogs Spain

Fotografías en Flickr

IMG_3913

IMG_3919

IMG_3918

IMG_3917

Más fotos

A %d blogueros les gusta esto: